LO QUE NO SE VE

PoliFiccion

Difícil de creer, pero hace algunos años no era un entusiasta del debate político. Ser hijo de Carlos Vera, te satura de esa actividad. Suficiente con uno en la familia. La mayor parte de su carrera como periodista, mi padre fue querido por sus televidentes y odiado por toda clase de políticos. Lo primero podía llegar a ser molestoso. Lo segundo, aterrador. Caminar con mi padre por las calles no era necesariamente algo agradable: la gente se acercaba a tomarse fotos, pedir autógrafos, buscar una opinión, iniciar una polémica. Es lo más cerca que estaré a convivir con un rock star. La privacidad, fuera de casa, era algo que no existía. Pero había algo más doloroso que la privacidad: las tensiones y el miedo producto de su trabajo. Desde niño, las amenazas atormentaron a mi familia. Demasiadas veces, mis hermanos y yo tuvimos seguridad privada o policial. La primera, lo…

Ver la entrada original 4.165 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s