Optimismo y juventud

¡Sé optimista!

Esfuérzate por subir, y espera siempre que te sobrevengan cosas buenas.

Aunque los vientos se vean contrarios, confía en Dios, que está en tu interior, y en quien está la solución de todos los problemas.

Mira el lado positivo de la vida, la felicidad y el progreso, sin detenerte jamás en la subida. ¡Sé optimista y vencerás!

¡No te canses nunca de hacer el bien!

Todas las veces que nos detenemos, el alma empieza a sentir la rigidez de los muertos.

El espíritu que no trabaja se muere de tedio y de cansancio.

No consientas que la pereza debilite tu espíritu.

Vive con alegría y entusiasmo y consagra tus energías en la siembra del bien, el amor y la ternura en los corazones que los buscan.

No les des mucha importancia a la edad de un cuerpo físico: sé joven y de gran apertura espiritual.

El espíritu no tiene edad.

La mente nunca envejece.

Aunque el cuerpo muestre los síntomas de la edad física, has de conservarte joven y abierto, como fruto de tu mentalidad positiva.

Haz que tu cuerpo irradie la juventud de tu alma, sin importar la edad que tengas.

C. Torres Pastorino 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s